Los cuentos del recreo 3º sesión Diciembre

IMG-20141216-WA0011Poco antes de las vacaciones de Navidad, el 15 de diciembre tuvimos la tercera sesión de los cuentos del recreo. El tiempo no nos acompañó en esta ocasión así que yo tuve que abrigarme y ellos arrimarse unos a otros. Mientras unos tomaban asiento, otros llegan y los menos se marchan a la biblioteca pues querían repasar para el examen que tenían en la siguiente hora. Fueron varias las chicas que se disculparon por no quedarse a escuchar las historias que tenía preparadas para esa mañana.

A última hoIMG-20141216-WA0005ra cambié los cuentos que tenía previsto contar pues la semana anterior había realizado un monográfico de Benedetti llamado “Una hora con Mario” y me apetecía contarles uno de esos relatos: “La noche de los feos”.

Así son los cuentos están vivos, sales de casa con una lista en la cabeza o apuntada en un papel y cuando miras a los ojos de quien te escucha todo puede cambiar.

Es una historia tierna y dolorosa a la vez entre dos jóvenes que son feos, muy feos. Un cuento que gusta mucho allí donde se escucha y que no deja de sorprenderme por la reacción tan diferente que encuentro en uno u otro lugar. Aquí se escucharon risas donde otras veces ví lágrimas.

IMG-20141216-WA0007

 

Unos 35 alumnos disfrutaron en esta ocasión de las historias. Pronto será la siguiente.

Raquel López Cascales

Nací en un pequeño pueblo donde aprendí a escuchar los cuentos de mi madre y los chascarrillos de mi abuelo. Con el paso del tiempo diferentes caminos se abrieron delante de mí. Unos los recorrí con calma, otros de puntillas, a otros sólo me asomé, pero cuando entré en el sendero de los cuentos ya no busco el final, pues este viaje está lleno de sorpresas, personajes, mundos nuevos y viejos, piratas, dragones y aventuras. Cuento para niños, para jóvenes y para adultos. También enseño a contar y si me llaman para dar alguna charla cuento todo lo que se. Apuesto por la palabra, la voz y el gesto. Cuento allí donde haya alguien que quiera escuchar, disfrutar y soñar. Me gustan los cuentos de ahora y los de siempre, los largos y los cortos, los de risa y de sonrisa y los cuentos que al final te dejan sin palabras. Desde hace unos años solo me dedico a contar, pero a mí me gustaría ser como mi madre que es capaz de contar y hacer otra cosa a la vez.

Deja un comentario

Cerrar menú