5.01El sol lucía con esperanza esa mañana de lunes, quinta sesión de nuestra aventura con “Los cuentos del recreo”.
La semana anterior me entrevisté con Santiago, el director del centro, le conté cómo habían transcurrido las cuatro citas anteriores y le planteé los problemas más importantes que había observado hasta el momento. Estas fueron las preguntas que formulé y las respuestas que obtuve:

  • Presencia de profesores (para que también disfruten, tengan la oportunidad de dialogar con los alumnos o, sencillamente, sean un ejemplo). Respuesta: desde la dirección me indican que no pueden obligar a ningún profesor a que, durante el recreo, vayan a escuchar cuentos porque están muy saturados y necesitan descansar. Le rebatí el argumento con lo del ejemplo, la oportunidad de lugares comunes y los escasos 20 minutos al mes. Mientras intentaba no acordarme de Labordeta, porque no, no lo entiendo y desde aquí mi más profundo asombro, desconcierto, lamento y desazón.
  • Colaboración para que los profesores que tienen guardia en los recreos redirijan al resto de alumnos a otros lugares y nos presten el silencio. Respuesta: volverían a pasar una circular y funcionó. Tuvimos un silencio extraordinario el cual agradecimos los alumnos y yo.
  • Pasar una encuesta a los maravillosos escuchantes de este proyecto. Respuesta: sin problema, yo misma se la podría dar al terminar la quinta sesión.

La pequeña encuesta que les pasé a los asistentes tenía estas preguntas y os añado las respuestas:

  • ¿Te gusta escuchar cuentos?
    18 sí
    1 ahora un poco más
  • ¿Quién te ha informado de esta actividad?
    19 Profesores o tutores
  •  ¿Has contado en casa que escuchas cuentos en el recreo?
    8 sí
    11 no
  • ¿A alguien más?
    2 sí (no indican a quién)
    1 a amigos
  • Hasta el momento, ¿qué cuento te ha gustado más?
    4 El reloj digital
    8 La grulla
    1 Los graciosos
    1 Yo dos y tú uno
    1 No contesta
    1 Melografías
    1 El pozo de Aguamarga
    1 No lo recuerda
  • ¿Por qué crees que algunos compañeros han dejado de asistir a “Los cuentos del recreo”?
    4 No les interesa
    3 quieren hacer otra cosa en ese tiempo
    3 porque al salir de clase les apetece desconectar
    2 hay poco tiempo de recreo y prefieren pasarlo hablando
    2 porque repasan los exámenes
    1 no les gustan
    1 porque es incómodo estar ahí, quizá
    1 aunque son divertidos a veces apetece más salir al jardín en vez de estar en las escaleras
    1 porque yo creo que no apetece tanto escuchar cuentos a esta edad: 17-18 años
    1 porque hace frío en la escalera
    1 porque no serán de su estilo, más presión social
    1 no sabe
  • ¿Te parece adecuado el lugar escogido?
    13 sí
    6 no
  • ¿Elegirías otro? ¿Cuál?
    6 no
    6 una clase o salón de actos
    3 no contestan
    3 el jardín
    1 el pabellón
  • ¿Quieres aportar alguna sugerencia?
    -Creo que es una manera original de aprovechar los recreos y aprender muchas cosas.
    -Que la gente que asista para escuchar los cuentos esté en silencio ya que a veces tiene que detenerse y se pierde el hilo del cuento (imagino que se refiere a los que se quedan merodeando porque los asistentes guardan un silencio extraordinario).
    -No sé si es posible, pero se podría hacer 2 veces al mes.
    -Contar un cuento de amor muy bonito que habla de la pasión entre un dragón, una doncella y su trágica muerte. No me sé el nombre del cuento, pero creo que era el origen de unas termas romanas.
    -Contar de misterio, terror, suspense…
    -Está muy bien esta actividad.
    -Esta actividad no la veo adecuada a estas edades. Lo veo mejor a cursos inferiores a bachillerato.
    -12 no saben o no contestan.

Han contestado a la misma 19 alumnos y los cuentos contados en esta ocasión fueron El pozo de Aguamarga de Matías Aparicio Simón y Los pajarillos de Eduardo Galiano.

Gracias al silencio que ha reinado durante el recro, los cuentos se han escuchado de una forma diferente a las anteriores sesiones. Además, el cuento elegido en primer lugar: El pozo de Aguamarga es muy dramático y las emociones que se sienten al escuchar la historia nos han sobrecogido a todos, repito, sobre todo gracias al silencio tan importante en estos menesteres y que los chicos y chicas han señalado en sus respuestas.

Ahora toca valorar toda esta información y seguir, seguir contando pues las miradas que devuelven estos jóvenes no tienen precio.

Gracias.

Raquel.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation