4.01

La lluvia y el frío también nos ha acompañado en esta primera sesión de “Los cuentos del recreo” del año y cuarta del proyecto.

Muchas son las caras habituales que esbozan una sonrisa mientras quitan el papel del bocadillo y me descubren en la puerta frotándome las manos para calentarlas.

—¡Qué bien!, hoy toca cuentos.
—Busco una tirita y vuelvo, espérame.

Frases como estas escuché ayer antes de empezar el cuento Melografías de Jairo Aníbal Niño. Un relato que escuché numerosas veces en la voz de Numancia Rojas, una narradora chilena y que he rescatado para esta ocasión.

Antes de comenzar, uno de los chicos me preguntó qué les iba a contar y yo le dije que sería una historia dura, muy dura. Al terminar, él sintió con la cabeza masticando el bocado que tenía en la boca o quizá el cuento que acababa de escuchar.

Son muchas las alegrías que tengo cada tercer lunes de mes, sin embargo es hora de que repase y analice algunos problemas:

  • Hay nula implicación por parte de los profesores, tan solo en una ocasión Carlos, profesor de matemáticas se acercó hasta nuestro espacio y se quedó todo la sesión.
  • Tenemos mucho ruido alrededor, los alumnos que se quedan cerca de las aulas suben, bajan, hablan, gritan, ríen, disfrutan de la vida y lo oímos perfectamente.
  • Cada vez hay menos chicos y chicas que deciden quedarse a escuchar cuentos. Hemos pasado de 55 la primera sesión a 25 esta última, tendré que analizar cuáles son los motivos ahora que estamos en el ecuador del proyecto.

Una vez que he numerado los problemas (de los que ahora soy consciente), voy a pasar a darle una solución:

  • Me reuniré con el director del centro y profesores de lengua para intentar un compromiso o por lo menos para saber cuál es la postura que tendrán en cuanto a la presencia de docentes (qué gran ejemplo sería para estos jóvenes). Recordad que son 20 minutos al mes.
  • También les pediré colaboración para que les recuerden a los alumnos que no elijan escuchar historias que el patio es muy grande y pueden escoger otra zona ese día.
  • Voy a pasarles a todos los alumnos de bachiller (pues para ellos es la actividad) una pequeña encuesta. Espero dar con las preguntas acertadas (historias escogidas, lugar para escuchar, información que reciben…) para obtener buenos resultados y poder mejorar estos datos.

No obstante (qué manía con fijarnos siempre en los números), que 25 chicos y chicas elijan repetir es muy buena noticia, pero como en mi ánimo está el mejorar, ya os contaré qué pasa el mes que viene.

Raquel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation