IMG_7278Minutos antes de empezar. El colegio está en silencio, las aulas llenas y los alumnos con hambre. ¿Hambre, de qué? De bocata y espero que también de historias.

Puntuales, desordenados y con asombro salieron poco a poco de las aulas (puertas que quedan una frente a otra). Remolonearon un poco, se hicieron confesiones al oído, formaron grupos de tres, de cuatro y hasta de cinco, y poco a poco se fueron sentando en las escaleras que unos momentos antes estaban vacías.

Los principios son raros, inciertos y emocionantes. Cincuenta y cuatro jóvenes (más chicas que chicos) delante de mí, expectantes igual que yo. Para empezar les conté dos cuentos de tradición oral españoles, con humor, un poco brutos y uno de ellos muy picarón. Las sonrisas aparecieron de inmediato y eso siempre es buena señal, los ojos se agrandaban con el transcurso de la historia y el murmullo llegó junto a los aplausos finales.

IMG-20141216-WA0001Veinte minutos saben a poco, pero creo que los aprovechamos muy bien. El 17 de noviembre fue la segunda cita, os la cuento en breve.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation